Los exfoliantes, tanto corporales como faciales, son uno de los pasos que nunca debes saltarte en tu rutina de belleza. Se usan como primer paso y ayudan a que nuestra piel respire para que esté más bonita que nunca.

El secreto de las pieles hidratadas y nutridas es un buen exfoliante, así que vamos a hablar un poquito de cómo usarlos, beneficios y tipos.

Mejor exfoliante físico o químico

El físico es el que suele presentar un pequeño granulo y retira las células muertas por acción mecánica. Aquí siempre hay que recurrir a productos naturales, para evitar a toda costa los exfoliantes que tienen microgranulos de plástico y terminan en el mar.

Peeling facial renovador hidratante

El químico, utilizado en el rostro, se basa su eficacia en ácidos como el cítrico, glicólico y láctico, que retira las células, difumina las manchas de la piel y ayudan a luchar contra las primeras arrugas.

Este tipo de productos, en la tienda lo vas a encontrar en el jabón facial de vino tinto, a veces produce irritación en las pieles más sensibles. En estos casos, podemos reducir su uso a una vez cada 15 dias.

En ambos casos, los exfoliantes de calidad mezclan estos ingredientes con aceites que nutren la piel en profundidad como el aguacate y la almendra.

Exfoliante corporal con leche de arroz, sándalo y vainilla Tahití

¿Cuándo usar exfoliante?

Aunque los exfoliantes no se usan a diario, su función de retirar las células muertas y limpiar la piel en profundidad es básica y debe hacerse de media de 1 vez por semana.

Si tienes la piel muy delicada o notas que está más seca, puedes hacerlo solo una vez. Elige un día a la semana donde las prisas no te puedan y date una ducha más tranquila.

Exfoliante corporal antioxidante de sal y uva

Tanto en el cuerpo como en el rostro, utiliza una pequeña cantidad de producto repartiendo por todo el cuerpo con un pequeño masaje circular que active la circulación y poniendo más énfasis en zonas como rodillas y codos.

Beneficios de utilizar un buen exfoliante

En la shop vas a encontrar varios productos ecológicos, fabricados con productos naturales y respetuosos con la piel. A grandes rasgos, te cuento algunas ventajas de tenerlos en tu cuarto de baño.

  • Elimina las células muertas, así consigue que la piel esté más preparada para el producto posterior.
  • En el rostro es muy eficaz para terminar con los odiados puntos negros.
  • Da luminosidad al rostro y atenúa las manchas solares.
  • En el cuerpo no solo hace que la piel esté más cuidada, si no que ayuda a tener un bronceado más bonito.