En pocos años ha pasado de ser un ingrediente exótico o poco visto a convertirse en un básico de cualquier crema, jabón o mascarilla capilar que busque reparar y cuidar nuestra piel.

¿Qué es el aceite de argán? Origen y curiosidades

En 1998 la ONU declaro al árbol del argán como patrimonio de la humanidad. En Marruecos, país de origen, se le conoce como el oro del desierto y sus propiedades van mucho más allá de la cosmética.

Centrándonos en su uso en belleza, hay que destacar que el proceso de recolección y secado de las nueces es casi artesanal, lo que hace que su precio sea elevado. Una vez secas, se prensan en frío, para que el aceite no pierda propiedades.

aceite de argán para la piel

Un buen aceite no solo tendrá un color dorado muy suave, si no que el olor también debe ser sutil y el tacto ligero.

Usos del aceite de argán en cosmética

El abanico de usos es casi interminable. Desde hidratación profunda, tratamiento de efecto rejuvenecedor o nutritivo… El aceite de argán es un básico para todo.

En el cabello lo encontramos en las mascarillas de Alma para hidratar en profundidad el cabello y acabar con las puntas abiertas. Ahora que llega el calor es genial para aplicar incluso a modo de serum en las puntas y protegerlas en la playa.

aceite-reafirmante-y-rejuvenecedor-con-sandalo-y-vainilla-de-tahiti

En el rostro gracias a su alta concentración en ácidos grasos (el 80%) es hidratante, nutritivo y ayuda a prevenir el envejecimiento cutáneo. Se usa mucho en serum y cremas de noche.

Además no tapa el poro, lo que hace que se pueda usar en pieles grasas o tendencias al acné.

Por último, la línea Cleopatra lo tiene entre uno de sus secretos mejor guardados. El aceite de la línea no solo mantiene la piel preciosa, si no que es perfecto para luchar contra estrías y marcas.

¿Se le puede pedir más a un ingrediente? Si te notas la piel más seca o castigada, sin lugar a dudas, es el ingrediente estrella. ¡No te lo pierdas!